Interés general

Carlos Gándara, pedaleando contra la adversidad

Llegó desde Chaves en su handibike, estuvo en la Escuela Especial y el domingo corre el Rural del Paraíso

Carlos Gandara, luchador y optimista, la vida hace siete años le dio un cachetazo enorme, un accidente viajando de Comodoro Rivadavia hacia Chaves lo obligo a darle un giro de 180 grados a la vida.

Desde entonces vive dándonos muestras de que en la vida todo se puede, ayer volvió a Laprida por tercera vez para participar del Rural Bike del próximo domingo en el Complejo El Paraíso y lo hizo a su manera, en su handbike desde Chaves a Laprida por los caminos rurales, calles que parecen indicar sus caminos en la vida.

“Es un mes especial para mí, el 23 de mayo de 2012 en el Kilómetro 7 de la Ruta 151, un accidente cambió mi vida, sufrí estallido de médula y quedé parapléjico. Me operaron primero en La Plata para fijar mi columna y después hice la rehabilitación en el hospital “El Dique” de Ensenada, me tuve que volver a insertar en la sociedad y eso no era fácil, era quedarme en casa o salir a enfrentar la vida”, Carlos salió y a través del amor que tuvo siempre por el ciclismo encontró la manera de superar a través del deporte todas sus dificultades y asi comenzó a buscar su historia de vida en la segunda oportunidad que le dio Dios “tuve la suerte de visitar varias ciudades, entre ellas Laprida, una ciudad que apuesta al deporte y asi conozco a Fernando que me invitaba a venir”.

A las 13 horas aproximadamente llegó a Laprida, luego de salir el miércoles desde Chaves y hacer noche en Juan E. Barra, “en El Mauleón empecé a tener compañía, mi amigo Fernando –Bustos- junto a corredores de Laprida y chicos del espacio de rural bike recorrieron los últimos kilómetros hacía Laprida”.

En la Escuela de Educación Especial tuvo su gran espacio, contarles a niños y jóvenes con capacidades diferentes, a docentes y vecinos su experiencia de vida, una charla cargada de sencillez y mostrando que todos podemos enfrentar la vida y superar las dificultades “yo no puedo caminar, pero puedo pensar, hacer cosas con mis manos, y veo que hay otras cosas que nos tocan vivir en la vida y que son feas, cuando veo otras personas más limitadas a lo que yo pueda hacer me afecta mucho y eso lo estoy sufriendo en Chaves con un amigo”

El patio fue el lugar donde terminó de manifestarse un lazo de amor y confianza de Carlos con los alumnos y docentes, donde luego de unas vueltas en bicicleta vinieron las preguntas dejando en cada respuesta una enseñanza para quienes escuchábamos, terminando la tarde cediendo su bicicleta a Pascual para que se diera el gusto de rodar por el patio de su escuela y soñar con muy pronto tener una y poder recorrer las calles de la ciudad.

Mi “triciclo gigante”

Gándara describe a su handibike como un “triciclo gigante” o una silla de ruedas con una rueda adicional. Un grupo de amigos bicicleteros la diseñaron con la idea de que pueda practicar deporte y sumarse a grupos que se dedican en la provincia de Buenos Aires al cicloturismo.
“La rueda delantera tiene tracción y permite pedalear y doblar. Tiene pedales pero no son como las “bicis” comunes sino que cuenta con un sistema tipo remo con dos palancas en la misma posición”.

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *